el centro rodeado de artesanos que venden figurillas de madera y algunos artistas locales que exponen sus obras con diversos materiales que son realmente de llamar la atención, sus casas típicas de pueblito, y el río que cruza medio pueblo con esos puentes empedrados son dignos de muchas fotografías. Pero bueno… he ed decirte que Malinalco se compone de malinalli, planta gramínea llamada “zacate del carbonero”, con ellas se hacen las sacas del carbón y las cuerdas o mecates con que las atan; de xóchitl, "flor", y de co, "en", y significa: “Donde se adora a Malinalxóchitl.

Otra parada obligada es  el EX CONVENTO AGUSTINO DEL SIGLO XVI Y PARROQUIA DEL DIVINO SALVADOR.
A primera vista recuerda las construcciones medievales, por sus muros rústicos y burdos, la decoración sobria y sus columnas cuadradas, sin embargo, al recorrerlo conocerás una de las primeras muestras artísticas del mestizaje cultural.
​El convento fue construido en 1543 por la orden Agustina, junto con el Templo del Divino Salvador. La fachada es de estilo plateresco, muy sencillo, pero el claustro alberga bellas y singulares pinturas murales.

Las festividades religiosas se llevan a cabo en las capillas o en el ex convento agustino, resulta muy interesante observar los adornos dentro de las capillas, llegan a ser muy elaborados y usan muchos elementos naturales, es muy recomendable observar las mojigangas que son bailes con raíces paganas en donde la gente se disfraza y divierte a la concurrencia, además en estas fiestas participan "Los Chinelos", que son mujeres que se visten con trajes muy coloridos que danzan en honor al santo en cuestión con una maravillosa gracia.

Algo que me encantó y por lo que me tuve que quedar hasta el miércoles (¡¡muy sacrificado verdad!!) para poderte platicar es el famoso tianguis que se remonta a la vida prehispánica; en éste encontrarás de todo, desde artesanías, utensilios de barro, artículos de cuero, piedras, madera tallada hasta tortillas hechas a mano.   

un ambiente que no he vivido en otro lado.

En relación a la GASTRONOMÍA puedo decirte que visitar Malinalco es reencontrarse con la cocina indígena a través de sus platillos típicos, su famosa “trucha estilo Malinalco”, la iguana, el conejo en caldillo, los tamales de rana y ajolote. Sin olvidar el excelente mezcal que produce la zona sur del municipio y el delicioso pulque producido en la zona norte. Ya por la tarde noche puedes disfrutar del paisaje caminando y saboreando un helado artesanal de limón, zapote, mamey o guanábana.

También el pueblo cuenta con el MUSEO UNIVERSITARIO DR. LUIS MARIO SCHNEIDER.
El Doctor Luis Mario Schneider, era un humanista argentino enamorado de la magia de Malinalco, fundó este museo que legó al pueblo al morir. Aquí se exhiben piezas prehispánicas de las diversas culturas asentadas en el Estado de México (como la estatua del dios Ehécatl hallada en el Cerro de los Ídolos), así como muestras de herbolaria practicada por los antiguos habitantes y un jardín botánico. 

Una verdad con la que debes contar es que en Malinalco casi cada fin de semana hay fiesta,  la gente es alegre y al a menor provocación hay bailes, quemas de castillos, procesiones y mucho sentimiento popular.

Para comenzar he de decirte que se respira un aire totalmente diferente, no sé si sea el incienso que sale de varios puestos de artesanías en el centro o el aire ceremonial de su templo, la cosa es que te da un ambiente relajado de los 60as (aunque la gente viste a la época de hoy) 

Entonces he de comentarte del CENTRO CEREMONIAL CUAUHTINCHÁN
Se ubica en el Cerro de los Ídolos (después de un camino de cerca de 400 escalones) y fue descubierta en 1933. El Cuauhcalli o Casa de las Águilas, edificio principal, es famoso en el mundo por su carácter monolítico tallado en piedra viva. Al lugar acudían los guerreros para realizar ritos de iniciación, por lo que al interior del templo verás impresionantes esculturas de dos águilas y un jaguar extendido, hermosamente talladas. Tras una de las águilas hay un cuauhxicalli o vaso sagrado donde se colocaban los corazones de los sacrificados, si, los corazones. 

Hay dos fiestas más importantes que son el
5 de Agosto: En el jardín principal se celebra el nombramiento de Malinalco como municipio. Hay desfiles, charreadas y otros eventos educativos.
6 de Agosto: Es la fiesta del Divino Salvador se oficia una misa, hay danzas y bailes populares.

¿Porque no  irme a Malinalco estando tan cerca de Tenancingo?, la verdad es que tiene mucho que ver, entonces decidí regresar y tomarme un fin de semana completo para recorrer estas hermosas calles empedradas.